miércoles, 29 de junio de 2016

La redacción en el diseño del paisaje


Que el Paisajismo sea una carrera abocada al diseño no implica que deba escaparle a la escritura.

Actualmente las planificaciones de los contenidos curriculares hacen mucho hincapié en las técnicas de dibujo técnico, la expresión gráfica y la incorporación de gran cantidad de información botánica y ecológica, llevando casi a la nulidad la redacción.


La falta queda evidenciada particularmente en el momento en que los estudiantes arriban a la instancia de proyecto final.
Para recibirse se les solicita la redacción de una tesina, la misma tiene una envergadura importante, a lo que se le suma la dificultad de no haber desarrollado estrategias escritas anteriormente, y topándose por ende con la necesidad de incorporarlo de forma veloz, y lógicamente en el apuro, de manera poco eficiente. El resultado es un período de culminación de la carrera sumamente extenso y frustrante donde muchos estudiantes terminan postergando o declinando la obtención del título.


Pero la instancia de graduación no es el único hecho que se ve afectado, durante la vida profesional también hay consecuencias. La falta de escritura retrasa la proliferación de la profesión y su reconocimiento social, dejando un bache propicio para que otros personajes ajenos a la misma pero con más herramientas de transmisión, ocupen el rol.

Expresado así podría parecer que no tiene un fundamento que conecte del todo los hechos, sin embargo analizándolo con detenimiento hay un trasfondo palpable.
Redactar no es solo volcar por escrito palabras hermosamente enlazadas, ni siquiera se trata de emplear cierta terminología porque así suena más académico, sino que en el proceso de redactar entran en juego la indagación, la reflexión y el conflicto verbal.
Indagación porque antes se precisa saber contenidos para poder escribir, incluso acrecentando a los trabajados en clase, hábito que ha de forjarse para toda la vida profesional porque la práctica seria así lo requiere. Reflexión porque entre los contenidos estudiados hay contrastes o asociaciones de los que incluso pueden, y deberían surgir opiniones personales o posicionamientos. Y conflicto verbal en el sentido de que ante la necesidad de hacer tangibles los procesos anteriores, se inicia la búsqueda de un mayor caudal de vocabulario que provea de matices, texturas y armonías lo que se pretende comunicar, para así aproximar al lector a lo que se elaboró en calidad intelectual y sensible, porque en definitiva se escribe para tender puentes con destinatarios.

La redacción en paisajismo será algo tan relajado o poético como una memoria descriptiva que dé consistencia a la historia que narra el diseño desarrollado gráficamente. Ha de ser en un lenguaje detalladamente informativo a la hora de esbosar el pliego de especificaciones técnicas. Amerita que sea minucioso y normativo para que no haya grietas susceptibles de contraer inconvenientes legales cuando se trate del contrato con el cliente. Y por supuesto expositiva, porque una carrera que se mete de lleno con la vida en sociedad y su entorno no puede ser esquiva a la investigación de las problemáticas que le atañen. ¿Quién ha de escribir sobre paisajismo si no los paisajistas?

Demás decir que escribir es un manifiesto de existencia, no se puede negar la presencia de alguien cuando hay palabras plasmadas que lo atestiguan, y dadas las condiciones actuales donde la profesión es un campo de batalla de intereses encontrados, la ausencia de textos o artículos realizados por paisajistas no es ni por menos un acto inocente.

Link: https://es.wikipedia.org/wiki/Paisajismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario